Home
Miguel Arraes de Alencar

Lúcia Gaspar
Bibliotecaria de la Fundación Joaquim Nabuco
Este endereço de e-mail está protegido contra SpamBots. Você precisa ter o JavaScript habilitado para vê-lo.

Miguel Arraes de Alencar nació en Araripe, en Ceará, el 15 de diciembre de 1916, hijo de un pequeño comerciante y agricultor, José Almino de Alencar e Silva y Maria Beningna Arraes de Alencar.

Después de concluir el curso secundario en el municipio cearense de Crato, en 1932, se mudó para Rio de Janeiro, entonces Distrito Federal, yendo a vivir a la casa de un tío. En el año siguiente, inició el curso de Derecho. En 1933, sin recursos para pagar los estudios, volvió para la capital pernambucana, ingresando en la Facultad de Derecho de Recife, graduándose en 1937.

Aprobó concurso público para el Instituto del Azúcar y del Alcohol (IAA), que vendría a representar un papel importante en su vida y, a partir de 1943, ejercería las funciones de delegado del Instituto, por cuatro años.

Por medio de ese Órgano, se volvió amigo y admirador de Barbosa Lima Sobrinho, ex-gobernador de Pernambuco y ex-presidente de la Asociación Brasileña de Prensa. Y, por la naturaleza de los servicios que prestaba, se transformó en un gran defensor de los trabajadores de la “paja de caña” del Estado. Fue aún el IAA que le permitió conocer bien el poder de influencia de la aristocracia de la caña pernambucana, posibilitando utilizarla como aliada en momentos de su carrera política.

En el gobierno de Barbosa Lima Sobrinho, asumió, en 1947, la Secretaría de Hacienda del Estado. En octubre de 1950, concurre a una vaga en la Asamblea Legislativa de Pernambuco, por el Partido Social Democrático (PSD), entrando con la primera suplencia. Y, en 1954, sería elegido diputado estatal por el Partido Social Trabajador (PST).

En 1955, el candidato de Arraes al gobierno estadual, João Cleofas de Oliveira, es derrotado por el general Cordeiro de Farias, haciendo con que él pase a hacer parte de la bancada de oposición en la Asamblea. En el mismo año, apoya a Pelópidas da Silveira, que vence las elecciones para la Alcaldía de Recife, y da soporte, con el diputado Francisco Julião, a la recién creada Sociedad Agrícola y Pecuaria de Pernambuco, que sería el embrión de las Ligas Campesinas en el Estado.

En la campaña para el gobierno del Estado, en 1958, tuvo una actuación fundamental para la victoria de Cid Sampaio, que representó la primera derrota mayoritaria del PSD en Pernambuco desde 1945, fin del Estado Nuevo. Curiosamente, sin embargo, Arraes pierde la reelección para la Asamblea Legislativa.

En 1959, asume nuevamente la Secretaría de Hacienda y, en agosto, es elegido para la Alcaldía de Recife, asumiendo el cargo de Alcalde en diciembre. Su gestión es marcada por la ampliación del sistema de abastecimiento de agua y energía eléctrica, urbanización de barrios, pavimentación e iluminación de expresivo número de calles e inauguración de la red de ómnibus eléctricos de la capital.

En 1960, rompió con Cid Sampaio, que apoyaba la candidatura de Jânio Quadros a la Presidencia de la República, en cuanto al candidato de Arraes era Henrique Teixeira Lott. Con la renúncia de Jânio, en 1961, defendió la pose del vicepresidente João Goulart, no deseada por los militares. En este año, moriría su primera mujer, Célia de Souza Leão, con quién tuvo ocho hijos: Ana Lúcia, José Almino, Guel, Carlos Augusto, Maurício, Marcos, Luís Cláudio y Carmem Silvia. Arraes volvería a  casarse, en esa misma época, con Maria Madalena Fiúza. Tuvieron dos hijos (Pedro y Mariana) y vivieron juntos hasta su muerte.   

Derrotando los candidatos Armando Monteiro Filho y João Cleofas, Miguel Arraes conquistó, en 1962, el Gobierno del Estado de Pernambuco, asumiendo el cargo en enero de 1963. Al inicio de la administración, firma un pacto inédito con los propietarios de molinos, garantizando beneficios para los trabajadores de la caña-de-azúcar, inclusive el pago de salario mínimo, obteniendo el apoyo de movimientos sociales y, en contrapartida, la desconfianza de los sectores conservadores.

El golpe militar de 1964 derrocó al presidente João Goulart en el día 31 de marzo. Un día después, tropas del Ejército cercaron el Palacio del Campo de las Princesas. Como Arraes recusa la propuesta de renuncia, es depuesto y preso. Fue llevado para el 14º Regimiento de Infantería, en Recife y, posteriormente, para Fernando de Noronha, donde permaneció hasta diciembre. Al retornar, quedó preso en la Compañía de Guarda de la Capital, siendo transferido para la Fortaleza de Santa Cruz, en Niterói, en el Estado de Rio.

Por fuerza de habeas corpus concedido por el Supremo Tribunal Federal, Arraes es suelto el 21 de abril de 1965. Fueron solicitantes del habeas corpus, que recibió el nº 42.108, Heráclito Fontoura Sobral Pinto y Antônio de Brito Alves, e tuvo como relator o Ministro Evandro Lins y Silva. Anteriormente la decisión unánime del STF, proferida el 19 de abril, Arraes tuvo negados, por dos veces, pedidos formulados a órganos de la Justicia Militar, buscando la cesación de restricción ilegal a que estaba siendo sometido.

Pero, debido a un manifiesto con críticas formuladas a las investigaciones policiales-militares del régimen, es encuadrado en la Ley de Seguridad Nacional, en el día 20 de mayo. Bajo amenaza de nueva prisión, consigue asilo en la Embajada de Argelia, el 24 de mayo, y viaja para Argel el día 16 de junio. En esa época, es implantado el bipartidismo en Brasil, pasando a existir como partidos políticos apenas la Alianza Renovadora Nacional (Arena) y el Movimiento Democrático Brasileño (MDB). Arraes se declara adepto del MDB, de oposición al gobierno militar. Su vuelta a Brasil ocurrió el 15 de septiembre de 1979, después de 14 años de exilio, habiendo sido beneficiado por la Ley de Admitía, sancionada el 28 de agosto.

En 1982, es elegido deputado federal por Pernambuco, con 191.471 votos, un record en pleitos proporcionales en el Estado. En 1984, apoyó la candidatura de Tancredo Neves, en elección indirecta para la Presidencia de la República.

Con más de 500 mil votos sobre el candidato José Múcio Monteiro, Miguel Arraes obtuvo, en 1986,  su segundo mandato de gobernador de Pernambuco. Cumpliendo una promesa de campaña, vuelta por la puerta de enfrente del Palacio del Campo de las Princesas, en alusión a su expulsión por los militares, en medio a una gran fiesta popular realizada el 15 de marzo de 1987. En esa gestión mantiene la aproximación con los hombres del campo y excluidos de forma general. Lanza programas sociales de impacto, como el “Sombrero de Paja” (consistía en contratación de trabajadores de caña de azúcar, para trabajar en pequeñas obras públicas, buscando amenizar los períodos de entre cosecha de la caña-de-azúcar, cuando grande número de trabajadores está sin ingresos), y el “Agua en el campo” que pagaba motobombas para irrigación. En ese período es implantado un grande programa de electrificación de pequeñas propiedades.

En febrero de 1990, salió del PMDB, afiliándose al Partido Socialista Brasileño (PSB). En marzo, renuncia al mandato de gobernador y se candidata a diputado federal, obteniendo 339.197 votos, siendo, proporcionalmente, la mayor votación de un diputado en el País. En 1992, asume la presidencia nacional del PSB.

Al vencer en el primer turno de las elecciones de 1994, con 54,12% de los votos, Arraes  gobernaría Pernambuco por la tercera vez, habiendo asumido el cargo el 1º de enero de 1995. Esta gestión sería marcada por denuncias de emisión irregular de escrituras operación que se constituye en la emisión de títulos públicos para pagar deudas judiciales. Respaldado por una ley estatal, que autorizaba el pago de salarios de funcionarios, obras y otros encargos públicos, con los recursos provenientes de la orden judicial, el gobierno emitió 408 mil títulos y arrecadó R$ 402 millones de reales.

La operación financiera acabó siendo conocida como o “escándalo de las escrituras” e influenció directamente en la disputa para el gobierno del Estado en 1998, siendo ampliamente explorada por la coligación de partidos políticos que apoyaba Jarbas Vasconcelos. Arraes sufriría, entonces, su mayor derrota político electoral, perdiendo la elección con una diferencia superior a un millón de votos.

En 2002, es elegido por tercera vez diputado federal y, en 2003, por la sexta vez consecutiva, es reconducido a la presidencia del PSB.

El día 13 de agosto de 2005, 58 días después de su internación en el Hospital Esperança, Miguel Arraes falleció de choque séptico causado por infección generalizada.

Se encierra un ciclo de la política nacional, representada por más de cincuenta años de vida pública, direccionada para la defensa de las clases menos favorecidas de la población. Era llamado por la masa de los trabajadores rurales de Padre Arraia. Los camposinos lo veían como el “padre de los pobres”, alguien que reconocía sus derechos y sabía promover acuerdos que revertían en la mejora de vida de la población.

Con la muerte del hombre, queda el mito que entra para la historia de la política brasileña.

Recife, 30 de agosto de 2005.             

(Actualizado el 16 de septiembre de 2009).

FUENTES CONSULTADAS:

 

ALVES, Antônio de Brito. O habeas-corpus de Miguel Arraes. Recife: Mousinho, 1965.

 

MORRE Arraes, fica o mito. Jornal do Commercio, Recife, 14 ago. 2005. Caderno especial.

 

SILVA, Hilo Lins e. Miguel Arraes de Alencar. In: ______. Recife, conceitos e evocações. Recife: [s.n.], 1984. p.122-125.

 

COMO CITAR ESTE TEXTO:

Fuente: Gaspar, Lúcia. Miguel Arraes de AlencarPesquisa Escolar Online, Fundação Joaquim Nabuco, Recife. Disponível em: <http://basilio.fundaj.gov.br/pesquisaescolar_es/>. Acesso em: dia  mês ano. Ex: 6 ago. 2009.

 

 

Encontrar "Palavra-chave"

Encontrar "A a Z"


Copyright © 2019 Fundação Joaquim Nabuco. Todos os direitos reservados.
Desenvolvido pela Fundação Joaquim Nabuco