Home
Apipucos (barrio, Recife)

Lucia Gaspar
Bibliotecaria de la Fundación Joaquim Nabuco
Este endereço de e-mail está protegido contra SpamBots. Você precisa ter o JavaScript habilitado para vê-lo.


Apipucos o Apopucos, como se escribía antiguamente, es un nombre de origen tupí (Apé – Puc), que significa camino largo, para algunos, camino que se divide, encrucijada o donde los caminos se encuentran, para otros.

Según el cronista Pereira da Costa, el nombre Apipucos aparece en un mapa del periodo colonial de Pernambuco, señalando un encuentro de dos caminos que se conjugaban.

Fue exactamente en una encrucijada en forma de Y – configuración urbana que se conserva hasta hoy en día – donde nació el pueblo.
Por el origen del nombre es posible que haya existido un pueblo indígena en aquella ubicación, antes de la llegada de los portugueses.

Las tierras donde actualmente está ubicado el barrio de Apipucos fueron un despliegue del antiguo ingenio São Pantaleão do Monteiro. En el fin de 1577, parte de esas tierras fue subdividida, cuando surgió el ingenio Apipucos, de propiedad del colono Leonardo Pereira. Posteriormente, el ingenio pasó a ser propiedad de Doña Jerónima de Almeida, y luego de Gaspar de Mendonça, que era su propietario en 1630, en la época de la invasión holandesa.

El sitio sufrió bastante con la invasión holandesa. En 1645, su capilla fue totalmente saqueada, oportunidad en que tuvo sus imágenes rotas, paramentos y muebles destruidos. El pueblo también sufrió un gran robo, habiendo los holandeses llevado al ingenio de Doña Anna Paes Casa Fuerte todo el ganado, esclavos y mercaderías que encontraron.

Con la guerra de la Restauración, el ingenio de Apipucos quedó completamente abandonado, habiendo sido restaurado, sin embargo, después del conflicto.

Hasta el siglo XVIII, el paisaje era característico de ingenio, pero, a partir del siglo XIX, surgieron fincas y chacras, donde los residentes del centro de la ciudad pasaban los meses de verano. Las aguas del río Capibaribe en aquella región eran recomendadas para baños medicinales.

Asimismo, en la época funcionaba el Hotel de Apipucos, ubicado en caserón que perteneció después a Delmiro Gouveia – la Villa Anunciada y donde actualmente funciona la Unidad Central  de la Dirección de Documentación de la Fundación Joaquim Nabuco.

Según Gilberto Freyre, baños de río por la mañana, a la tarde, juego de cartas a la noche, desfiles y danzas – así corría la vida en Apipucos para las patronas, en los grandes días de los “pasatiempos de fiestas” de la gente de Recife y de familias venidas de caserones de las regiones interiores, en Apipucos: en su hotel y en sus casas de verano.

La búsqueda por el pueblo por causa del clima ameno y de los baños en el río Capibaribe llevó a la mejora de las carreteras, habiendo sido instalada en el sitio la primera compañía de transportes públicos, explorada por el inglés Thomas Sayle, en 1841, y después por un residente de Apipucos, Claudio Dubeux. Eran diligencias tiradas por cinco caballos, con capacidad para aproximadamente 20 pasajeros en la parte interna y otros en la parte superior.

En 1849, durante la Revolución Playera, sucedió en Apipucos uno de los mayores combates entre las fuerzas legalistas y revolucionarias.

En 1900, fue lanzado el periódico O Apipucos, órgano de interés de aquel sitio, pero cuya publicación no pasó del primer número.

En el siglo 20, el barrio ganó una nueva configuración urbana: fue elegido como sitio de residencia por los ingleses, que introdujeron el hábito de construir caserones con jardines y utilizar el agua como recurso paisajístico; fue instalada la Fábrica de Tejidos Othon Bezerra de Mello, conocida como

La Fábrica de la Mandioca; tuvo lugar la ocupación de los cerros y de la subdivisión Othon Bezerra de Melloen las márgenes del embalse.

Más allá de Delmiro Gouveia, Apipucos tuvo otros residentes ilustres, como el pintor Murillo La Greca, el periodista Assis Chateaubriand, el historiador Alfredo de Carvalho, la familia de Burle Marx, parientes de Demócrito de Souza Filho y el sociólogo Gilberto Freyre, cuya residencia, conocida como el Solar de Santo Antonio, actualmente abriga la Fundación Gilberto Freyre.

El barrio de Apipucos, ubicado en el norte de Recife y distante aproximadamente nueve kilómetros del centro de la ciudad, posee 1,2 kilómetros cuadrados de área, una población de más de 3.000 habitantes y está protegido por la ley municipal número 13.975/1979.

Recife, 1º de julio de 2003.
(Actualizado el 20 de agosto de 2009).

 

FONTES CONSULTADAS:

ALVES, Cleide. Apipucos. Jornal do Commercio, Recife, 14 fev. 2000. Cidades, p.10.


COSTA, Francisco Augusto Pereira da. Arredores do Recife. 2. ed. autônoma. Apresentação e organização de Leonardo Dantas Silva. Recife: Fundaj, Ed. Massangana, 2001. p. 28-32.

 

FREYRE, Gilberto. Apipucos: que há num nome? Recife: Fundaj, Ed. Massangana, 1983.

 

 

COMO CITAR ESTE TEXTO:

 

Fonte: GASPAR, Lúcia. Apipucos (bairro, Recife). Pesquisa Escolar Online, Fundação Joaquim Nabuco, Recife. Disponible en:<http://basilio.fundaj.gov.br/pesquisaescolar_en>. Acceso en: día mes año. Ej.: 6 ago. 2009. 

 

 

 

Encontrar "Palavra-chave"

Encontrar "A a Z"


Copyright © 2022 Fundação Joaquim Nabuco. Todos os direitos reservados.
Desenvolvido pela Fundação Joaquim Nabuco