Home
Nelson Rodrigues
Maria do Carmo Andrade 
Bibliotecaria de la Fundación Joaquim Nabuco
Este endereço de e-mail está protegido contra SpamBots. Você precisa ter o JavaScript habilitado para vê-lo. Este endereço de e-mail está protegido contra SpamBots. Você precisa ter o JavaScript habilitado para vê-lo.     

    

 


Nelson Falcão Rodrigues, dramaturgo, romancista y periodista brasileño, nació en Recife, PE, el 23 de agosto de 1912. Fue el quinto de los catorce hijos de la pareja Maria Esther Falcão y del periodista Mário Rodrigues. Además de Nelson, nacieron en Recife, Milton, Roberto, Mário Filho, Stella y Joffre. En Rio de Janeiro nacieron: Maria Clara, Augustinho, Irene, Paulo, Helena, Dorinha, Elisinha y Dulcinha.

 Cuando Nelson tenía cinco años de edad, su padre, diputado y periodista del Jornal do Recife (Periódico de Recife), por problemas políticos, se mudó para Rio de Janeiro, donde fue a trabajar como redactor parlamentario del periódico Correio da Manhã (Correo de la mañana). D. 
Maria Esther y sus hijos fueron más tarde. Llegando a Rio de Janeiro estuvieron hospedados, por algún tiempo, en la casa de Olegário Mariano.

A los siete años, en 1919, Nelson fue matriculado en la escuela pública Prudente de Morais. En 1926, ya viviendo en el barrio de la Tijuca, fue expulsado del Colegio Batista por rebeldía. Estaba en el segundo curso del ginásio (hoy en día enseñanza fundamental II) y siempre estaba contestando mal a sus profesores, principalmente a los de Portugués e Historia. Se matriculó después en el Curso Normal de Preparatorios.

Por envolvimiento en cuestiones políticas, el padre de Nelson fue detenido y el periódico que él dirigía fue silenciado por el gobierno durante ocho meses. Al salir de la prisión, Mário resolvió fundar su propio periódico: A Manhã (La mañana). Fue en ese periódico donde Nelson Rodrigues, con solamente trece años de edad, inició su carrera periodística como repórter de policía y deportivo. Además de él, trabajaban en el periódico sus hermanos mayores, Milton, Roberto y Mário Filho. A esa altura, Nelson, aunque contra la voluntad de su padre, ya había abandonado los estudios, en la tercera serie ginasial del Curso de Preparatorios.

Con el tiempo, conquistó la confianza de la dirección del periódico y el derecho de escribir una columna firmada en la principal página, donde publicaba sus artículos. El primero de ellos, A tragédia de pedra... (La tragedia de piedra…), salió en la edición del día 7 de febrero de 1928, publicando después Gritos bárbaros (Gritos bárbaros) y otros. Todo iba muy bien, cuando él resolvió publicar un artículo atacando a Rui Barbosa. Su padre, anteviendo posibles problemas, lo hizo retornar a la sección de policía, donde trabajó durante algunos meses.

Volvió a la página principal, pero, por problemas administrativos y financieros, el socio de su padre, que había saldado las deudas del periódico, se tornó socio mayoritario. Ofreció, no obstante, el cargo de director del periódico a Mário Rodrigues, que aceptó, pero enseguida desistió, pues no admitió la intervención del nuevo dueño en sus artículos y dejó el periódico, juntamente con sus hijos.
El 21 de noviembre de 1928, Mário Rodrigues lanzó, con gran éxito de ventas, su nuevo periódico: A Crítica (La Crítica). Pero el teniente coronel Carlos Reis, mandó a la policía prender a todos los Rodrigues que encontrase, con la alegación de que uno de ellos era mandante del asesinato de Carlos Pinto, repórter de A Democracia (La Democracia). Nelson se libró de la prisión porque estaba en Recife, intentando curarse de una depresión. Cuando volvió a Rio de Janeiro, fue inmediatamente hacia la redacción del A Crítica, donde habría de presenciar una tragedia.

En consecuencia de un reportaje publicado el día 26 de diciembre de 1929, una señora indignada, invadió la redacción del periódico buscando a Mário Rodrigues. No lo encontró, pero sí a su hijo Roberto y simplemente le dio un tiro mortal. Esa tragedia marcaría para siempre la vida de Nelson Rodrigues, que más tarde, publicó una serie de crónicas hablando sobre el impacto de ese episodio en su vida. Poco más de dos meses después, todavía en consecuencia de la muerte de su hijo, Mário Rodrigues sufre una trombosis cerebral y muere a los 44 años de edad.

Los Rodrigues continuaron con el periódico, pero llegó un momento en que, también por defender determinadas posiciones políticas, las redacciones y oficinas de diversos periódicos fueron invadidas y destruidas. Entre todos ellos, sólo el periódico de la familia Rodrigues no volvería a circular. Los hermanos comenzaron a buscar empleo, pasando por una fase muy difícil y de gran aprieto financiero.

Después de llamar a varias puertas, finalmente en 1931, Roberto Marinho invitó a Mário Filho para asumir la página de deportes de O Globo. Mário acepta el empleo con la condición de poder llevar a sus hermanos Nelson y Joffre. El dinero que Nelson cobraba en O Globo  lo entregaba todo para su madre, que le devolvía una cuantía suficiente para comprarse cigarrillos. Para conseguir algún dinero más, trabajó como redactor de la firma Ponce & Irmão, distribuidora de películas, en Rio de Janeiro.

En la tentativa de combatir una insistente fiebre, Nelson, a los 21 años de edad, ya se había arrancado todos los dientes y usaba dentadura. Sólo más tarde fue diagnosticado que la tal fiebre era tuberculosis. Él va para Campos do Jordão, SP, para tratamiento, donde permaneció de abril de 1934 a junio de 1935. Sería la primera de varias otras internaciones durante su vida. Al año siguiente, la tuberculosis atacó también a su hermano Joffre, que fue llevado para tratamiento en un sanatorio. Nelson permaneció al lado de su hermano hasta que murió en diciembre de 1936.

A pesar de enfrentar dificultades de todo tipo, se casó por lo civil, a escondidas, el 29 de abril de 1940, con Elza Bretanha, que era secretaria en el mismo periódico donde él trabajaba, por quien se apasionó. El 17 de mayo del mismo año, finalmente con el consentimiento de la madre de Elza, se casaron por lo religioso. La pareja tuvo dos hijos. El primero se llamó Joffre y el segundo Nelsinho, que sería uno de los terroristas más buscados por las Fuerzas Armadas, conocido por el nombre clave de “Prancha” (Plancha).

En mayo de 1941, Nelson Rodrigues escribió su primera pieza: A mulher sem pecado (La mujer sin pecado), que fue llevada a escena bajo la dirección de Rodolfo Mayer, en el Teatro Carlos Gomes, en Rio de Janeiro, pero no tuvo repercusión. Fue con Vestido de Noiva (Vestido de novia), la segunda pieza, que él revolucionó la dramaturgia brasileña, bajo la dirección de Zibgniew Ziembinski, fue representada en 1943. Obtuvo fama como autor y, desde entonces, pasó a ser considerado por la crítica el fundador del moderno teatro brasileño.

Los críticos afirman que Nelson consigue exponer en sus piezas la naturaleza humana, con dominio de lo trágico y de lo grotesco, transmitiendo una visión del mundo casi siempre pesimista y desesperada. Sus piezas son consideradas de lo mejor que se ha hecho en el teatro brasileño durante casi cuarenta años. Escribió entre otras: Álbum de família (Álbum de familia) (1946); Anjo Negro (Ángel negro) (1947); Senhora dos afogados (Señora de los ahogados) (1947); Dorotéia (Dorotea) (1949); Valsa n. 6 (Vals n. º 6) (1951); A falecida (La fallecida) (1953); Perdoa-me por me traíres (Perdóname por haberme traicionado) (1957); Viúva, porém honesta (Viuda, pero honesta) (1957); Os sete gatinhos (Los siete gatitos) (1958); Boca de ouro (Boca de oro) (1959); Beijo no asfalto (Beso en el asfalto) (1960); Oto Lara Resende ou Bonitinha, mas ordinária (Oto Lara Resende o Bonita pero ordinaria) (1962); Toda nudez será castigada (Toda desnudez será castigada) (1965); Anti - Nelson Rodrigues (Anti - Nelson Rodrigues) (1973); A serpente (La serpiente) (1979).

De las piezas que llegaron al cine, se destacan: Boca de ouro (Boca de oro) (Nelson Pereira dos Santos, 1962 y por Valter Avancine, 1990); Asfalto selvagem (Asfalto salvaje) (J. B. Tanko, 1964); A falecida (La fallecida) (Leon Hirzsman, 1965); A dama do lotação (La dama del transporte alternativo) (Neville D’Almeida, 1978); Toda nudez será castigada (Toda desnudez será castigada) (Arnaldo Jabor, 1973); Bonitinha, mas ordinária (Bonita pero ordinaria) (Braz Chediak, 1980); Engraçadinha (Graciosilla) (Haroldo Marinho Barbosa, 1981); Perdoa-me por me traíres (Perdóname por haberme traicionado) (Braz Chediak, 1983)

Entre sus obras adaptadas para la televisión, destaca Engraçadinha (Graciosilla), (TV Globo, 1995). Además de obras para teatro, escribió también cerca de nueve novelas, desde Meu destino é pecar (Mi destino es pecar), (1944) hasta O casamento (El casamiento) (1966), la mayoría bajo el pseudónimo de Suzana Flag. Hubo una época en que publicó, en diversos periódicos, crónicas que mostraban su vocación para el exagero. Esas crónicas fueron conocidas por el uso frecuente de expresiones que después se tornaron populares, como por ejemplo: “óbvio ululante” (obvio, aullante), “idiota da objetividade” (Idiota de la objetividad), “padre de passeata” (Padre de desfile), “freira de minissaia” (monja en minifalda) y otras frases de efecto, que más tarde fueron seleccionadas por Ruy Castro y publicadas con el título: Flor de obsessão: as 1000 melhores frases de Nelson Rodrigues (Flor de obsesión: las 1000 mejores frases de Nelson Rodrigues) (São Paulo: Companhia das Letras, 1997).

Mantuvo asimismo, en el periódico Ultima Hora, una columna diaria, A vida como ela é... (La vida tal como es), donde publicaba breves cuentos de temática rutinaria, trabajos más elaborados, a veces,  bien acabadas piezas literarias.

Separado de su primera mujer, Elza, la pareja volvió a vivir junta en 1977.

En 1979, él escribió su gran y última pieza: A serpente (La serpiente). El día 23 de agosto, día del aniversario de Nelson Rodrigues, su hijo Nelsinho es autorizado a dejar la prisión y asistir al nacimiento de su hija Cristina y el 16 de octubre recibió la libertad condicional, pero no pudo ver a su padre que estaba inconsciente en el hospital.

Nelson Rodrigues murió el día 21 de diciembre de 1980. Dos meses después, Elza cumplió su pedido de, aún en vida, grabar su nombre al lado del suyo en la lápida, bajo la inscripción: Unidos para além da vida y da morte. E só (Unidos hasta más allá de la vida y la muerte. Y nada más).

Nelson Rodrigues tuvo una vida muy conturbada, intensa, marcada por la polémica, por la censura, por casamientos y amantes, por la tragedia, el asesinato de su hermano Roberto, la muerte prematura de su padre, su hija Daniela, ciega y con parálisis cerebral, su hijo Nelsinho, preso y torturado por el régimen militar, la muerte de su hermano Paulinho, soterrado con la esposa e hijos, a consecuencia del hundimiento del edificio donde vivían en Laranjeiras, en febrero de 1967 y el suicidio, en diciembre del mismo año, de su cuñada, la viuda de su hermano Mário Filho. La crítica afirma que Nelson fue un personaje de él mismo.
 
 
 
Recife, 27 de abril de 2007.                    
Actualizado el 14 de septiembre de 2009.
 
 
 
 
FUENTES CONSULTADAS:
 
 
 
  
CASTRO, Ruy. Anjo Pornográfico. São Paulo: Companhia das Letras, 1992.
 
ENCICLOPÉDIA Mirador Internacional. São Paulo: Encyclopaedia Britannica do Brasil, 1995.
 
GRANDE Enciclopédia Barsa. São Paulo: Barsa Planeta Internacional, 2005.
 
UMA JUSTA homenagem: Nelson Rodrigues agora dá nome ao teatro BNH. É o reconhecimento do gênio da dramaturgia do País. Interior, Rio de Janeiro, ano 10, n. 54, p. 8-9, jan./fev. 1984.
 
NELSON RODRIGUES [Foto neste texto]. Disponível em: <http://bootlead.blogspot.com/2007/08/nelson-rodrigues-decifrando-o-brasil.html>. Acesso em: 2 ago. 2011. 

RELEITURAS: resumo biográfico e bibliográfico. Disponível em: <http://www.releituras.com/nelsonr_bio.asp>.  Acesso em: 7 abr. 2007.
 
 
 
 
 
COMO CITAR ESTE TEXTO:
 
 
 
 
Fuente: ANDRADE, Maria do Carmo. Nelson Rodrigues. Pesquisa Escolar Online, Fundação Joaquim Nabuco, Recife. Disponível em: <http://basilio.fundaj.gov.br/pesquisaescolar/>. Acesso em: dia  mês ano. Ex: 6 ago. 2009.

 

 

Encontrar "Palavra-chave"

Encontrar "A a Z"


Copyright © 2019 Fundação Joaquim Nabuco. Todos os direitos reservados.
Desenvolvido pela Fundação Joaquim Nabuco