Home
Calles de Recife

Lúcia Gaspar
Bibliotecaria de la Fundación Joaquim Nabuco
Este endereço de e-mail está protegido contra SpamBots. Você precisa ter o JavaScript habilitado para vê-lo.

 
Conocido en el inicio de su poblamiento, como los arrecifes de los navíos, siendo sólo un simple pueblo de pescadores, Recife tenía los nombres de sus callejones, callejuelas, travesías y calles vinculadas a los nombres de los primeros pobladores, a la ubicación física, iglesias, edificios públicos o algo que indicara su uso común por parte de la comunidad.
 
Las construcciones de las casas que se iban formando las calles no seguían ninguna planificación. Eran edificados de acuerdo con la conveniencia de los que allí se establecían y había normalmente lugares muy estrechos, como el Callejón de Passa a Perna, "que se podía atravesar con una simple paso".

Con el tiempo, comenzaron a surgir normas para planear los espacios urbanos.

El historiador José Antônio Gonsalves de Mello, en su libro Tempo dos flamengos, cita algunas calles de Recife que existían en la época del dominio holandés (1630-1654): Calle Rela, do Vinho (Wijnstreat, tramo actual de la Avenida Alfredo Lisboa), do Mar (Seestraet), da Balsa (actual Avenida Marques de Olinda), do Carcereiro (Geweldigers Straet) Nova (Nienwstraet), do Mercado Velho, do Dique de Orange; do Dique do Porto (Havensdijck), do Bode (Bechestraet, antigua Calle da Cruz, dos Judeos, do Comercio, hoy do Bom Jesus), do Mouro, Terreiro dos Coqueiros, donde estaba el gran mercado de la ciudad Maurícia, conocido en el siglo XVIII como Plaza Polé y hoy como la Praça da Independência, apodada popularmente como Plaza do Diario, donde quedaba el edificio que albergaba la redacción del periódico Diario de Pernambuco (en la actualidad es sólo una oficina para anuncios en el periódico), el más antiguo en circulación de América Latina (1825).

Según Pereira da Costa, solamente a partir de 1808

[...] se realizó en Recife y Olinda la numeración de las casas como también inscripciones en la entrada de las calles con sus nombres, los gastos de funcionamiento del servicio corrieron por cuenta de los propios municipios.

Por ley de 15 de noviembre de 1831, son exentas del impuesto del diezmo urbano las poblaciones de pueblos que no tuviesen más de cien casas dentro del trazado de las calles [...]
Por ordenanza [del presidente provincial Francisco do Rego Barros, Conde de Boa Vista] de 20 de julio de 1839, se determinó que la numeración de los edificios de la ciudad hasta sus trazados límites para la imposición del impuesto del diezmo urbano hacia el establecimiento del impuesto de la décima, empezaría de norte a sur y de este a oeste, dejando a la derecha los números pares, comenzando del 2, y a la izquierda los números impares, iniciado por 1, siendo [los] números en inscritos en tinta blanca sobre un disco negro, precedidos de las letras D.N.- Décima, Número. En fin, en virtud de una resolución de la ciudad de Recife de 1916 y del respectivo contrato, la numeración de los edificios pasó a obedecer el metraje de la calle, pero el servicio se lleva a cabo en el año siguiente. Así, la numeración de las casas indica, sucesivamente, la longitud de la calle hasta llegar al final de ella. [...] la casa n° 100, por ejemplo, indica que la calle, hasta el punto donde se encuentra la casa, tiene la longitud de cien de metros.

Un dato interesante relatado por Pereira da Costa: cuando todavía no habían casas numeradas y se necesitaba la visita de un médico para ver a un paciente, se extendía una


toalla en frente de la casa, pegada en la escotilla superior cerrada para que la casa fuese identificada.

Además de los ríos Capibaribe y Beberibe, uno de los encantos de Recife está en sus callejones, pasajes y calles, con casas de puerta a ventana, sus casas antiguas, que conviven con calles modernas y amplias avenidas.

Entre 1809 y 1815 las calles del barrio de Recife ya eran todas pavimentadas, a diferencia del barrio de Boa Vista, cuya calle principal, la Imperatriz Tereza Cristina, se ubicaba en un vertedero, en una zona que solía ser inundada por la marea.

En 1870, se produjo un primer gran cambio de nombres de las calles de Recife, realizadas por el municipio. La cámara municipal publicó una lista reemplazando muchos nombres tradicionales por otros vinculados a la guerra del Paraguay que había terminado: a la calle Rua do Crespo pasó a llamarse a Primeiro de Março, una referencia al último día de ese conflicto; la antigua Estrada do Chora Menino se convierte en Rua do Paissandu; la antigua Rua do Canal, pasa a ser de Rua do Riachuelo y el pasaje Beco da Lapa, en el barrio de Boa Vista, a Travessa de Tuiuti.
 

También a en las primeras décadas del siglo XX, en 1918, la municipalidad llevó a cabo una revisión general de los nombres de las calles de la ciudad, promoviendo diversas modificaciones. La población, no obstante, continuó llamando a algunas de ellas por sus nombres antiguos y tradicionales inscritos en la historia de la ciudad.

De acuerdo con Gilberto Freyre, la ciudad comenzó a expandirse con nombres de calles y callejones: Alecrim, Sol, Aurora, Saudade, Padre Inglés, Sarapatel, Peixe-Frito, Cirigado, Encantamento, Rosario [...] nombres que merecían ser eternos.

Tradicionales, poéticos, curiosos, los nombre de las calles de Recife cuentan historias y ha sido cantadas por poetas y compositores como Manuel Bandeira, Antônio Maria y Alceu Valença.

[...]
Rua da União...
[Calle da União]
Como eram lindos os nomes das ruas da minha infância
[Cómo eran lindos los nombres de tus calles en mi infancia]
Rua do Sol
[Calle do Sol]
(Tenho medo que hoje se chame de dr. Fulano de Tal)
[Tengo miedo de que hoy se llame Dr. Fulano de Tal]

Atrás de casa ficava a Rua da Saudade...
[Atrás de casa quedaba la Calle da Saudade...]
...onde se ia fumar escondido
[adonde se iba a fumar escondido]
Do lado de lá era o cais da Rua da Aurora...
[Al lado de allí estaba el muelle de la calle da Aurora]
...onde se ia pescar escondido
[... adonde iba a pescar escondido]
(Evocação do Recife, Manuel Bandeira)

[...]
Vou ver a Rua Nova,
Imperatriz, Imperador
Vou ver, se possível
Meu amor.
[Veré la calle Nova,
Imperatriz, Imperador
Veré, si se puede
Mi amor]
(Frevo nº 2, Antônio Maria)
 
[...]
 

Na Madalena  
[En Madalena]
Revi teu nome  
[Vi de nuevo tu nombre]
Na Boa Vista  
[En Boa Vista]
Quis te encontrar  
[Te quise encontrar]
Rua do Sol, da Boa Hora
[Calle Sol, de Boa Hora]
 
Rua da Aurora  
[Calle da Aurora]
Vou caminhar  
[Voy a caminar]
Rua das Ninfas  
Matriz, Saudade  
Da Soledade de quem passou  
[De la Soledad de quien pasó]
Rua Benfica, Boa Viagem [...]  
(Pelas ruas que andei, letra Alceu Valença)
 
Con el objetivo de preservar la memoria de los nombres de las calles, la Fundación de Cultura Ciudad de Recife, en 1981, comenzó a catalogar sus nombres antiguos para ponerlos debajo de los nombres actuales en las placas de señalización de las calles de Recife.

A continuación algunas calles de Recife, sus nombres y sus orígenes:

RUA DAS AGUAS VERDES: calle situada entre los barrios de barrios de Santo Antônio y São José, su nombre proviene de un canal que existía allí y donde, en la estación seca, las aguas estancadas adquirían un color verdoso debido al barro.

RUA DO ARAGÃO: en el barrio de Boa Vista, su nombre proviene del apellido de un portugués que vivió allí y construyó varias casas. Ya fue llamada Vizconde de Pelotas (en los años de 1920).
 
RUA DO BOM JESUS:
una de las calles más importantes del barrio de Recife, era llamada de Rua do Bode (Bechestraet) en el tiempo de los holandeses. También tuvo las denominaciones de Rua da Cruz, dos Judeos y Comercio. El nombre proviene del antiguo Arco de Bom Jesus, que existió hasta 1850, como una de las puertas de la ciudad. En 1635, en el sitio se construyó la primera sinagoga de América.

RUA DA CADEIA VELHA:
actual Avenida Marques de Olinda (Pedro de Araújo Lima), en el barrio de Recife, debe su nombre antiguo porque allí se construyó la primera cárcel de la ciudad. La calle Rua da Cadeia Nova, donde se erigió el edificio de la segunda cárcel, es ahora Rua do Imperador Pedro II. La construcción de la Avenida Marqués de Olinda contribuyó a la desaparición de las calles de Rua da Cadeia Velha, Rua do Encantamento, Rua do Carcereiro, Rua da Balsa y Beco do Catimbó.
 
RUA DA CONCORDIA: ubicada en el barrio de Sao José, su nombre nació de una disputa entre dos de sus residentes, Manuel José y José Fernandes. Cada uno reinvindicaba el privilegio de tener su nombre en la calle. En 1840, por iniciativa del presidente del consejo municipal, Maciel Monteiro, 2º Barón de Itamaracá, el impasse se resolvió: leyendo una poesía suya, titulada A Concordia propuso a los contrincantes la calle se llamara Rua da Concordia, lo que fue aceptado por ambas partes.

RUA DO CRESPO: antigua denominación de la actual calle Rua Primeiro de Março, en el barrio de Santo Antonio. Su antiguo nombre era un homenaje a Manuel de Souza Crespo, un marinero portugués natural de la ciudad de Oporto, que llegó a Brasil en 1648, se convirtió en un comerciante y residió allí durante varios años. Como ya se ha mencionado, el nombre fue cambiado después de la Guerra del Paraguay (1870) en homenaje al día de la batalla principal de ese conflicto.
 
RUA DAS FLORES: denominación antigua de la calle Rua Mathias de Albuquerque, en el barrio de Santo Antonio. El origen de su nombre se debe al hecho de que, hasta mediados del siglo XIX, allí vivían varias prostitutas, que eran llamadas por la sociedad de la época de "Flores" o "Camelias".
 
RUA DO FOGO:
ubicada en el barrio de Santo Antonio, conserva su nombre antiguo hasta hoy. Éste se debe a un incendio provocado por un cohete que cayó sobre el techo de uno de sus edificios, durante una celebración de la Iglesia del Rosario.
 
RUA DA HORA:
situada en el barrio de Espinheiro, lleva su nombre como homenaje al doctor Pedro da "Hora" Santiago, residente de la zona durante muchos años.
 
RUA DO IMPERADOR:
ubicada en el barrio de Santo Antonio, antiguamente estaba formada por tres vías pequeñas: la Rua do Colegio, que va de la Praça 17 hasta la calle Rua Primeiro de Março; la calle Rua da Cadeia Nova, de la Primeiro de Março hasta el antiguo edificio de la carcel nueva, hoy el Archivo Público Estatal, y la Rua de São Francisco, el tramo cercano a la iglesia de Sao Francisco. Había cambiado su nombre a la calle Rua 15 de Novembro en honor a la proclamación de la República, sin embargo la gente siempre la ha llamado por su antiguo nombre.

RUA NOVA: una de las rutas más tradicionales y conocidas del barrio de Santo Antonio se originó alrededor de 1746, cuando se construyó la Matriz de Santo Antônio. En el sitio, en el tiempo de los holandeses, se erigió la Casa da Pólvora, un almacén para la pólvora para los armamentos bélicos. En 1752, el deposito fue trasladado a otro lugar más lejos, despoblada, y la casa se vendió y demolió, apareciendo en su lugar el nuevo templo. En 1870, nombre oficial pasó a ser Rua Barao da Vitória, impuesto por la camara municipal en honor al general José Joaquim Coelho, galardonado con el título por los servicios prestados a la patria brasileña. La población, no obstante, continuó llamándola de Rua Nova hasta hoy.
 
RUA DO PADRE INGLÊS: callejón antiguo, situado en el barrio de Boa Vista. El origen del nombre es de 1837, cuando residía en ese lugar el reverendo inglés Charles Adye Austin, primer capellán de la Iglesia Anglicana de la Santísima Trinidad, construida por la colonia británica de Recife, en la esquina de la actual Avenida Conde da Boa Vista (ex Rua Formosa) con la calle Rua Aurora, posteriormente demolida. Su nombre ha sido cambiado de forma oficial a Rua Pereira da Costa (1918), pero sigue siendo conocida y mencionada por su nombre antiguo.
 
RUA QUARENTA E OITO: localizada en el barrio de Espinheiro, su nombre es un homenaje ala Revolución Praieira, que estalló en 1848. Un grupo de revolucionarios dio una revuelta que acostumbraba a reunirse en el antiguo Sitio do Feitosa, en esa localidad. A principios del siglo XX, se denominaba Rua Nunes Machado, figura principal de la revolución Praieira.
 
RUA DO SOL: ubicada en el barrio de Santo Antonio, sigue la orilla del río Capibaribe, desde Ponte da Boa Vista a Santa Isabel. Ya en 1835, existen registros en el Diario de Pernambuco que se refiere al lugar con el nombre de Rua do Sol. Su denominación viene del hecho de recibir la luz solar la mayor parte del día. Ya ha sido llamada de Cais do Machado. La municipalidad, en 1884, cambió su nombre por el de Rua Dr. Ivo Miquelino y, en 1818, su nombre oficial era la Rua Major Codiceira. Hasta hoy se conoce y llama por la población la Rua do Sol.
 
RUA TOBIAS BARRETO: situada entre los barrios de San Antonio y Sao José era conocida como, ya en 1789, siete pecados capitales, porque era un callejón con siete casas habitadas por mujeres cantantes.
 
RUA DA UNIÃO: ubicada en el barrio de Boa Vista, todavía conserva el mismo nombre. El origen del nombre proviene de una antigua imprenta que editaba el periódico União. Lugar donde Manuel Bandeira pasó parte de su infancia, hoy abriga, en el número 263, el Espacio Cultural Pasárgada, en homenaje al nombre del poeta.

Algunas de las ex carreteras suburbanas, es decir, los caminos más largos que conducían a las afueras de la ciudad, todavía mantienen hasta hoy el nombre de Estrada (carretera), por ejemplo, el de Belém, en el barrio de Campo Grande, cuyo nombre proviene del antiguo Ingenio Belém, que existía donde hoy se encuentra la Iglesia de Belém; la de los Remedios erigida en el año 1850, que unía los barrios de Madalena y Afogados, cuyo nombre proviene de la antigua Capilla de Nuestra Señora de los Remedios de allí; la de Encanamento, denominada así porque en ese lugar pasaban conductos de la Compañía de Beberibe, que transportaba agua de Açude do Prata, en Dois Irmãos, para abastecer parte de la ciudad. Otros caminos se convirtieron en avenidas como la de Caxangá, que se había llamado Estrada Paudalho y, en 1875, era conocida como Estrada do Ambolê, y la Estrada de Imbiribeira, cuyo nombre oficial es Avenida Marechal Mascarenhas de Moraes, un homenaje al comandante de las tropas brasileñas en la Segunda Guerra Mundial.

Recife, 18 de mayo de 2007.
(Actualizado el 31 de agosto de 2009).

FUENTES CONSULTADAS:

CAVALCANTI, Carlos Bezerra. O Recife e suas ruas: “Se essas ruas fossem minhas...” Recife: Edificantes, 2002.
 
______. Se essas ruas fossem minhas. Suplemento Cultural D.O. PE, Recife, ano 16, p. 12-14, abr. 2002.
 

FRAGOSO, Danillo. Velhas ruas do Recife. Correio da Manhã: Caderno do Nordeste, Rio de Janeiro, 13 jan. 1967. p.20, Suplemento especial.
 
PERNAMBUCO: ruas do Recife: diccionario completo das ruas do município do Recife, com os nomes antiguíssimos, antigos e modernos e ligeiro histórico dos bairros. Recife: Papelaria Ingleza, 1921. 112 p.
 
SILVA, Leonardo Dantas. Se essas ruas fossem minhas, os seus nomes não seriam mudados. Recife: Fundaj. Inpso; Coordenadoria de Estudos Folclóricos, 2001. (Folclore, n.287).  
 
COMO CITAR ESTE TEXTO:
 
Fonte: GASPAR, Lúcia. Ruas do Recife. Pesquisa Escolar Online, Fundação Joaquim Nabuco, Recife. Disponível em: <
http://basilio.fundaj.gov.br/pesquisaescolar/

>. Acesso em: dia  mês ano. Ex: 6 ago. 2009.

 

 

Encontrar "Palavra-chave"

Encontrar "A a Z"


Copyright © 2019 Fundação Joaquim Nabuco. Todos os direitos reservados.
Desenvolvido pela Fundação Joaquim Nabuco