Home
Silvio Romero
Virgínia Barbosa
Bibliotecaria de la Fundación Joaquim Nabuco
Este endereço de e-mail está protegido contra SpamBots. Você precisa ter o JavaScript habilitado para vê-lo. Este endereço de e-mail está protegido contra SpamBots. Você precisa ter o JavaScript habilitado para vê-lo.  

[...] continuad, continuad, poetas y romancistas, estudiadlas costumbres provincianas; reproduciden vuestros cantos yen vuestras novelas el buen sentir del pueblo, ya sea del norte o del sur; marcadlas diferencias ylos lazos existentes entre esas personashermanas, que sonel brazo yel corazón de Brasil (Silvio Romero, en Historia de la literatura brasileña).           

 El folclorista, crítico literario, profesor, filósofo y pensador política Silvio Romero, hijo de André Ramos Romero y María Vasconcelos da Silveira Ramos, nació el día 21 de abril de 1851, en el pueblo del interior llamado Lagarto, de la provincia de Sergipe. Desde su niñez hasta los veintidós años, cuando se tornó bachiller, él firmaba Silvio Vasconcelos da Silveira Ramos. “Para abreviar el nombre”, según el folclorista, pasó a firmar Silvio da Silveira Ramos y, “luego, solamente Silvio Romero, para acortarlo aún más […]”. El apellido Romero, según Silvio Rabelo, no pertenecía a la familia, habiéndolo su padre, André Ramos, oficial de la Guardia Nacional, adoptado sin que se supiera como.

Contaba con tan sólo seis semanas de vida cuando una epidemia de fiebre amarilla invadió el pueblo de Lagarto y se apoderó de otros pueblos. Silvio fue llevado al Ingenio Moreira, perteneciente a sus abuelos maternos y que quedaba a cuatro leguas de su tierra natal.

Regresó al pueblo de Lagarto a los cinco años por causa de una epidemia de cólera que atacó el Ingenio Moreira, y allí se quedó hasta 1863.

Sus primeros estudios fueron realizados en el pueblo donde nació, y los preparatorios, en Río de janeiro, en el Ateneo Fluminense, de 1863 a 1867. Regresó al pueblo de Lagarto en enero de 1868. En el mes siguiente, se mudó a Recife, donde ingresó en la Facultad de Derecho y concluyó el curso de Ciencias Jurídicas, en 1873. La ciudad de Recife fue una escala necesaria a la carrera de letras, y a esta ciudad Silvio Romero se conectó para siempre.

En el final del año de 1869, Silvio comenzó a aparecer en la prensa de Recife, estimulado por Tobías Barreto y por la polémica entre el padre Pinto de Campos y el general Abreu e Lima acerca de Biblias falsificadas. Su colaboración en la prensa se hizo primeramente con la monografía La poesía contemporánea y su intuición naturalista; posteriormente, con versos o con la serie de artículos contra el romanticismo y la poesía de la época.

Silvio Romero es considerado la figura central de la segunda etapa (1875 – 1878) de la Escuela de Recife o Generación de 1871. La Escuela de Recife fue un movimiento de carácter sociológico y cultural que tomó lugar en las dependencias de la Facultad de Derecho de Recife y contribuyó para la formación intelectual brasileña en los temas de la sociología, de la antropología, crítica literaria y estética.

Entre 1873 y 1874, ocupó el cargo de fiscal público en la comarca de Estancia, pequeño pueblo del interior de Sergipe, y fue elegido diputado provincial de este Estado. A los 25 años se casó con la pernambucana Clarinda Diamantina Correia de Araujo y, en noviembre del mismo año, se mudó a la ciudad de Paraty, en Río de Janeiro, donde fue asignado juez.

Durante el tiempo en que estuvo en aquella ciudad, por dos años y medio, nada publicó. Esa su estadía en Paraty sirvió para arreglar su producción, hasta entonces dispersa. De ese trabajo nació la idea de la serie intitulada Ocho Años de Periodismo, que él redactó en ocho tomos.

Se casó por tres veces: con Clarinda Diamantina, con María Liberato y con Petronila Barreto.
Estableció residencia en Río de Janeiro el 16 de mayo de 1879. Comenzó a escribir para el periódico El Reportero, de propiedad de Lopes Trovão – quien había sido compañero deSilvio en la época de los exámenes preparatorios. El día 19 del mismo mes publicó una crítica parlamentar firmando con el pseudónimo de Feuerbach. Luego, el 27 de mayo, aparecieron artículos, inclusive atacando las grandes figuras del parlamento: José Bonifácio, Joaquim NabucoVisconde do Río BrancoJoão Alfredo, entre otros. El periódico El Reportero tuvo una actuación muy corta. Cuando finalizó sus actividades, en agosto de 1879, Silvio Romero pasó algún tiempo sin escribir. Poco tiempo después, recibió una invitación de Franklin Távora para ser colaborador efectivo de la Revista Brasileña. En este periódico, Silvio escribió artículos de varias temáticas: folclore, poesía popular y literatura. La repercusión positiva confirmaba su notoriedad. Sin embargo, como siempre hizo críticas al romanticismo, Silvio no dejó de invertir en una de las más violentas al publicar su cuarto libro, La literatura brasileña y la crítica moderna. En él, entre otras tantas opiniones y críticas, Silvio Romero escribe:
      
La vida espiritual brasileña es pobre y mezquina, desconceptuada y banal para el que sabe pensar a la luz de nuevos principio. […] He aquí nosotros dando el espectáculo de un pueblo que no piensa y no produce por sí sólo. […] Basta considerar, por ahora, la renovación romántica de este siglo con su punto predilecto – el indianismo. En las grandes naciones de Europa, como Inglaterra y Alemania, el romanticismo fue, en parte, un regreso a los sentimientos populares, una resurrección del pasado en lo que él tenía de más provechoso. […] Dicen que uno de los méritos del movimiento romántico europeo es haber contribuido para tan fecunda renovación. En Brasil, las cosas se pasaron de forma diversa. La romántica brasileña tuvo el prestigio de falsificar y obscurecer el estudio de nuestros orígenes y acumular tinieblas sobre los tres primeros siglos de nuestra existencia.

Después de esa publicación hubo poquísimas chances de participación en algún círculo literario de Río de Janeiro. La opción fue concurrir al puesto de profesor de Filosofía del Imperial Colegio de D. Pedro II, lo que ocurrió el 22 de diciembre de 1879. El 13 de marzo de 1880, fue publicado el decreto asignándolo y, el día 30, él tomó posesión, lo cual consolidó el prestigio de Silvio en Río de Janeiro.

El 20 de julio de 1897, Silvio Romero inauguró, como miembro fundador, la Academia Brasileña de Letras y ocupó la silla que tiene como patrono Hipólito da Costa.

Fue invitado a inaugurar un curso de etnografía brasileña en la Facultad de Letras de Paris, pero no aceptó por motivo de enfermedad.

Silvio Romero falleció a los 63 años, el día 18 de julio de 1914.

Escribió artículos para varios periódicos, a ejemplo del periódico académico Creencia (1870), que él propio dirigía, con Celso de Magalhães, Americano (1870), Correo Pernambucano (1871), Diario de Pernambuco (1871), Movimiento (1872), JornaldoRecife (1872), LaRepública (1873), ElLiberal (1873), ElTrabajo, TribunadelPueblo, ElReportero, con el pseudónimo de Feuerbach (1879), La Revista Brasileña (1880).

Entre los innumerables trabajos, se destacan:

Libros: La poesía contemporánea y su intuición naturalista (1869);Sila Economía Política es una ciencia (1873); Discurso enla Asamblea Provincial de Sergipe (1874); Etnología salvaje (1875); Cuentos del fin del siglo (1878); La filosofía en Brasil (1878); La literatura brasileña yla crítica moderna (1880); La interpretación filosófica en la interpretación de los hechos históricos (1880, tesis); El Naturalismo en literatura (1882); Introduccióna la Historia de la Literatura Brasileña(1882); Últimos Arpegios (1883); Ensayos de crítica parlamentar(1883); Cuentos populares de Brasil (1883); Lucros y pérdidas, crónica mensual de los acontecimientos (1883); Valentim Magalhães, estudios(1884); Estudios de literatura contemporánea, páginas de crítica(1885); Una astucia, “Los cantos y cuentos populares de Brasil yel Sr. Teófilo Braga (1888); Etnografía brasileña, estudios críticos(1888); Historia de la literatura brasileña, 2v. (1888)

Artículos: La poesía de Arpegios Poéticos (1870); Lo que entendemos por poesía crítica (1870); Cartas a Manoel Quintiliano da Silva (1870);La poesía de las Phalenas (1870); La poesía de las Espumas Flotadoras (1870); Todavíala poesía de las “Espumas Flotadoras” (1870); Sistema de las contradicciones poéticas (1871); Lapoesía e nuestros poetas I (1871); A propósito de un libro (1871); El carácter nacional ylos orígenes del pueblo brasileño (1871); Una página sobre Literatura Nacional (1872);Realismo e Idealismo (1872); Las leyendas ylas epopeyas (1872); Lapoesíayla religión (1872); Lapoesíayla ciencia (1872); Camões ylos Lusíadas (1872); La rutina literaria (1872); Las cartas de Sempronio y Cincinato contra Senio  (1872); Unos versos de muchacha  (1872); La crítica literaria (1873); Lapoesía de hoy (1873); El romanticismo en Brasil – su punto de partida; su desarrollo; el romance yel drama(1873); El romanticismo en Brasil y en Portugal – el nacionalismo literario (1873); El problema histórico de las razas (1874); El indianismo yel sentimiento nacional en la literatura (1874); Síntesis del movimiento literario brasileño actual (1874, serie de tres artículos); Un etnólogo brasileño: Couto de Magalhães  (1874); Lapoesía popular en Brasil(1880); Lacuestión del día, la emancipación de los esclavos (1881); El martirio de Tobías Barreto (1890);Compendio de la Historia de la Literatura Brasileña (1906).

Recife, 26 de noviembre de 2010.

FUENTES CONSULTADAS: 

MENDONÇA, Carlos Süssekind de. Silvio Romero: sua formação intelectual 1851-1880. São Paulo: Companhia Editora Nacional, 1938. (Brasiliana, série 5, v. 114). 

RABELLO, Sylvio. Itinerário de Sylvio Romero. Rio de Janeiro: José Olympio, 1944. (Coleção Documentos Brasileiros, 43). 

COMO CITAR ESTE TEXTO: 

Fuente: BARBOSA, Virgínia. Silvio Romero. Pesquisa Escolar Online. Fundação Joaquim Nabuco, Recife. Disponible en:<http://basilio.fundaj.gov.br/pesquisaescolar_en>. Acceso en: día mes año. Ej.: 6 ago. 2009.

 

Encontrar "Palavra-chave"

Encontrar "A a Z"


Copyright © 2019 Fundação Joaquim Nabuco. Todos os direitos reservados.
Desenvolvido pela Fundação Joaquim Nabuco