Home
Manuel Eudócio
Virginia Barbosa
Bibliotecaria de laFundación Joaquim Nabuco
Este endereço de e-mail está protegido contra SpamBots. Você precisa ter o JavaScript habilitado para vê-lo.

 

Manuel EudócioRodriguesnació en Alto do Moura, Caruaru – PE, el día 28 de enero de 1931.

Con la muerte prematura de su madre, fue criado por su abuela materna, Tereza María da Conceição, que trabajaba con lozas. Fue con ella que él empezó su actividad artística de hacedor de muñecos de barro, los cuales eran vendidos en las ferias libres.

 Trabajar con barro en aquella época era común a los niños del interior. Ellos modelaban caballos, bueyes y vacas que servían de juguetes. Manuel Eudócio era uno de esos niños. Su familia, como tantas otras, pasaba por dificultades y privaciones, lo cual afectó su frecuencia a la escuela, que duró solamente seis meses, pues necesitaba ayudar a su padre en la agricultura.

En 1948, con 17 años, Manuel comenzó efectivamente su vida de artesano de barro en convivencia con el maestro Vitalino, quien había llegado de Sitio Campos para vivir en Alto do Moura. Con su llegada, muchos artesanos aprendían o perfeccionaban sus técnicas de producción. Había un clima amistoso entre ellos y muchos temas eran copiados sin que hubiera preocupación con la “imitación”, el “plagio”. El trabajo diario de Manuel Eudócio con su cuñado Zé Caboclo – José Antonio da Silva – y el maestro Vitalino dejó marcas en sus obras. Sin embargo, como todo artista, supo crear su estilo, observando en el día a día las personas y las costumbres. Por cierto, fueron Manuel Eudócio y Zé Caboclo quienes crearon la representación del ojo en las piezas “a través de un pequeño relieve pintado de blanco con un puntito negro en el medio”.

La elaboración de las piezas de Manuel Eudócio, después de manipuladas en arcilla húmeda, son quemadas sin el uso del esmalte, cada quince días, en un horno a leña que él mantiene en patio y, posteriormente, son ornamentados con tinta a óleo brillosa o deslustrada. La familia ayuda y tiene en la nueva generación la esperanza de continuidad. De los nueve hijos de Manuel, dos de ellos – Carlos y José Ademildo – y sus respectivas esposas trabajan en el arte de manosear el barro.

Su trabajo es reconocido nacionalmente, especialmente en Río de Janeiro, en San Pablo y en Bahia, y en el extranjero, donde conquistó a clientes alemanes, franceses, portugueses y estadounidenses.

En agosto de 2005, el artista fue homenajeado con una exposición individual – Manuel Eudócio: Patrimonio Viviente, llevada a cabo en el Salón del Artista Popular del Museo del Folclore de Río de Janeiro.

Manuel Eudócio fue uno de los contemplados como Patrimonio Viviente de Pernambuco, a través de la Ley estadual número 12.196, del 02 de mayo de 2002.

A los 75 años, residente de Alto do Moura, sigue en plena actividad, siguiendo su rutina de artesano de barro desde los orígenes.

 

 

 

Recife, 28 de abril de 2006.
Actualizado el 14 de septiembre de 2009.
Actualizado el 23 de enero de 2018.

 

 

 

 

FUENTES CONSULTADAS:

 

 

 

 

AMORIM, Maria Alice. As peças do meu jeito. Continente Documento, Recife, ano 4, n.43, p. 15-18,  mar. 2006.

 

MANUEL Eudócio. Disponível em: manuel%20eudocio/manuel%20eudocio.htm> Acesso em: 19 abr. 2006.

 

MANUEL Eudócio [Foto neste texto]. Disponível em: <http://www.peconhecepe.com.br/img/per_odocio.jpg>. Acesso em: 5 jan. 2009.

 

PATRIMÔNIO Vivo. Diario de Pernambuco, Recife, 31 jan. 2006. Especial.

 

 

 

 

 

COMO CITAR ESTE TEXTO:

 

 

 

 

Fonte: BARBOSA, Virgínia. Manuel Eudócio. Pesquisa Escolar Online, Fundação Joaquim Nabuco, Recife. Disponible en:<http://basilio.fundaj.gov.br/pesquisaescolar_en>. Acceso en: día mes año. Ej.: 6 ago. 2009.

 

Encontrar "Palavra-chave"

Encontrar "A a Z"


Copyright © 2020 Fundação Joaquim Nabuco. Todos os direitos reservados.
Desenvolvido pela Fundação Joaquim Nabuco